Crean gafas que permiten diferenciar las células cancerígenas en las cirugías

Febrero 14 de 2014

El sistema de gafas con realidad aumentada, desarrolladas por un grupo de cirujanos e ingenieros biomédicos en el laboratorio Achilefu del Optical Radiology Lab (ORL), han sido utilizadas con éxito en las salas de cirugía del St. Louis Siteman Cancer Center del Barnes-Jewish Hospital en la Universidad de Washington. Una de las primeras cirujanas en utilizar estas gafas en una operación fue la doctora Julie Margenthaler, quien el pasado 10 de febrero extirpo un ganglio linfático a un paciente de 67 años de edad

Las gafas creadas por ORL cuentan con una tecnología similar a la utilizada en los rayos X y permiten a los cirujanos observar un compuesto fluorescente inyectado previamente en los tejidos de los pacientes. Este compuesto permite a los doctores ver de una forma precisa en un color azul, los tumores potenciales que puede tener una persona. Con este equipo se tiene información procesada en tiempo real sobre la ubicación del tumor, su forma y el estado del tejido que lo rodea que permiten a los cirujanos tomar decisiones médicas inmediatas.

Complementa a las gafas una cámara de video que proyecta el campo de visión del cirujano tanto en una pantalla ubicada en el interior de las gafas como en la pantalla de un computador en la sala de operaciones.

Está nueva tecnología permite ver células cancerosas microscópicas durante una cirugía, permitiendo con esto la eliminación completa de los tumores. Por ahora un grupo de cirujanos realizará operaciones de cáncer de mamas y de ganglios linfáticos utilizando estas gafas, para pasar más adelante a otro tipo de cirugías cancerosas. También están desarrollando un nuevo tinte para las células cancerosas que está pendiente la aprobación para su uso en seres humanos.

Hasta ahora en estudios realizados con ratones este tinte detecta células cancerosas de hasta un milímetro de diámetro.

Actualmente los cirujanos utilizan radiografías o imágenes por resonancia magnética tomadas previamente para planificar la extirpación de un tumor. Pero estas imágenes no recogen pequeños grupos de células del tumor, los cirujanos toman tejido circundante extra y los ganglios linfáticos cercanos para comprobar si hay o no propagación del cáncer. En caso de haberlo se programa una nueva cirugía.

Los investigadores esperan contar para final de año con un par de gafas que no necesiten estar cableadas al computador y que se manejen inalámbricamente, también que pueda ampliarse su uso para detectar alimentos contaminados por ejemplo con enfermedades como la de las vacas locas.

Por ahora se busca que este sistema tenga un costo inferior a los $10.000 dólares.

Más información: Optical Radiology Lab (ORL)

Así se ve…