Un nuevo tipo de análisis de sangre detecta los riesgos de sufrir Alzheimer

Marzo 30 de 2014

Un grupo de científicos e investigadores de las universidades de California Irvine, Georgetown y Rochester, encabezados por el Ph. D. Mark Mapstone, un neuropsicólogo, de la Facultad de Medicina y Odontología de la Universidad de Rochester; realizaron un estudio de sangre, que puede predecir si una persona está o no, en riesgo de desarrollar la enfermedad de Alzheimer. Este descubrimiento que fue publicado recientemente en la revista Nature Medicine; podría ser la llave para el lanzamiento de una nueva generación de tratamientos que traten de atajar la enfermedad antes de que el daño neurológico sea irreversible.

El biomarcador creado consta de 10 lípidos específicos que se encuentran en el plasma sanguíneo y permite predecir con más de un 90 por ciento de exactitud que los individuos en el grupo de estudio van a desarrollar la enfermedad de Alzheimer o una condición precursora conocida como deterioro cognitivo leve amnésico DCLA. Por ahora lo más importante es que esta prueba ha sido la primera precisa para establecer una condición de tener o no esta enfermedad.

Ahora lo que sigue en este estudio es aumentar la muestra en una población mayor de sujetos, para verificar la precisión de la prueba, sin embargo el costo de la prueba simple de sangre requerida, para detectar estos lípidos es una fracción de otras técnicas, y a diferencia de las alternativas, se identifica el riesgo temprano en el proceso de la enfermedad antes de que aparezcan los primeros síntomas cognitivos.

El poder detectar esta enfermedad antes de que aparezcan sus primeros síntomas ha sido durante mucho tiempo el Santo Grial de la comunidad de Neuromedicina. En algunos casos los tratamientos para esta enfermedad están siendo utilizados demasiado tarde y ya estos pacientes tienen afectadas muchas de sus capacidades cognitivas.

La ausencia de un tratamiento efectivo para la enfermedad de Alzheimer , y las opciones cada vez más escasos en la línea de desarrollo de drogas, se estima que para el año 2050, podría haber un estimado de 14 millones de estadounidenses con esta enfermedad y un costo de $ 1,2 billones en la atención de su salud por año.

En un consenso científico se habla que una vez hayan aparecido los síntomas cognitivos de la enfermedad, puede ser demasiado tarde para frenar o revertir el daño neurológico causado por ella.

Actualmente existen varios métodos de detección que pueden detectar la enfermedad de Alzheimer. Estos incluyen punciones lumbares que miden la presencia de las proteínas causantes de la enfermedad; otros son los sistemas avanzados de imagen, como las resonancias magnéticas y las tomografías PET. Pero estas técnicas tienen limitaciones significativas. En primer lugar, sólo se han demostrado ser eficaces en la confirmación del diagnóstico después de que los síntomas cognitivos han aparecido. Y en segundo lugar, el alto costo asociado a estas tecnologías es una importante barrera para su uso generalizado en la práctica clínica.

La técnica utilizada por los investigadores es llamada espectrometría de masas y sirve para la detección de los niveles de lípidos en el plasma sanguíneo. Los lípidos son una clase de moléculas naturales que se encuentran en el cuerpo que desempeñan un papel importante en el almacenamiento de energía, además de formar los componentes estructurales de las membranas celulares. Los científicos identificaron 10 lípidos que representan una clase llamada fosfolípidos, moléculas que son importantes bloques de construcción celular. Los investigadores especulan que los niveles más bajos de estos lípidos podrían ser una indicación temprana de que algunas células cerebrales están empezando a descomponerse y a perder su integridad.

Una vez comercializado, el análisis de sangre requerido para detectar estos lípidos probablemente costaría menos de $ 200 dólares; algo muy bajo en comparación con los miles de dólares que se deben pagar por una punción lumbar o por una resonancia magnética, incluso este valor podría ser más accesible al ayudar potencialmente a guiar un tratamiento.

Adicional al doctor Mapstone, también hacen parte de este equipo de investigadores y científicos los doctores William Hall, Susan Fisher, y Derick Peterson de la Universidad de Rochester; James Haley y Michael Nazar de la Unidad de Salud, Steven Rich del Rochester General Health, Howard Federoff, Amrita Cheema, Massimo Fiandaca, Xiaogang Zhong, Timothy Mhyre, Ming Tan, y Linda McArthur de la Universidad de Georgetown, y Dan Berlau, Carrie Peltz, y Claudia Kawas de la Universidad Irvine de California.

Más información: Investigación para le predicción del Alzheimer

Así se ve…