Una enzima podría hacer segura cualquier tipo de sangre donada

Mayo 2 de 2015

Uno de los principales problemas que se han tenido hasta ahora en los hospitales y clínicas del mundo es el de no poder contar con un banco de sangre que pueda suplir cualquier necesidad. Hasta ahora el único tipo de sangre que es compatible y se puede transfundir a cualquier paciente es el tipo O, pero esto está por cambiar.

Un grupo de científicos y químicos pertenecientes al Centro de Investigación de la Sangre, de la Universidad de la Columbia Británica en Vancouver, Canadá han encontrado la forma de convertir la sangre tipo A y B como tipos universales que permitirían hacer transfusiones a cualquier persona sin que su cuerpo las rechace. Esto lo lograron con la creación de una enzima mutante que corta los azúcares, (antígenos), que se encuentran en los tipos A y B.

El autor principal de este hallazgo es el becario postdoctoral del Departamento de Química de la Universidad, David Kwan, él junto al grupo de investigadores utilizaron una nueva tecnología llamada evolución dirigida que implica mutaciones insertando un gen que codifica la enzima, junto a ​​la selección de mutantes que son más eficaces en el corte de los antígenos. En sólo cinco generaciones, la enzima fue 170 veces más eficaz.

El estudio ahora busca que la enzima utilizada elimine todos los antígenos antes de que pueda ser utilizado en entornos clínicos. El sistema inmune es muy sensible a los grupos sanguíneos e incluso pequeñas cantidades de antígenos residuales podría desencadenar una respuesta inmune.

Más información: Enzima hace segura la sangre en transfuciones