Ahora un brazo robot podría realizar cirugías de tejidos blandos

Mayo 7 de 2016

Un grupo de investigadores de la Universidad Johns Hopkins en Baltimore, Maryland han venido trabajando en la creación de un robot que pueda ser utilizado en las cirugías de tejidos blandos manejando de una forma más eficiente los materiales resbaladizos que se presentan en estas operaciones. Este “cirujano” robot puede ajustar los movimientos sutiles y las deformaciones que se producen en los tejidos blandos, ejecutando incluso una sutura más precisa y consistente.

Ni siquiera la mano más segura de un cirujano es tan constante y consistente como un brazo robótico construido en metal y plástico, y programado para realizar los mismos movimientos una y otra vez.  Con esta investigación, se pueden mejorar los resultados de estas operaciones para los pacientes y tomar las mejores técnicas quirúrgicas disponibles.

En el grupo de científicos que han trabajado en este proyecto encontramos a Simon Leonard, Azad Shademan, Justin D. Opfermann;,Peter Kim CW; y los alumnos de la Universidad Johns Hopkins Axel Krieger; y Ryan S. Decker.

La automatización robótica limitada se utiliza actualmente en cirugías relacionadas con estructuras rígidas como los huesos, que generalmente están  inmóviles durante un procedimiento. Mientras que los tejidos blandos pueden moverse y cambiar de forma de manera compleja así como la costura continúa, lo que hasta el momento ha requerido de la habilidad especial de un cirujano que pueda responder a estos cambios manteniendo las suturas firmes y uniformes  lo más que sea posible. Ahora con esta innovación estas cirugías podrían tener un mayor avance.

La cirugía de tejidos blandos utilizando el brazo robótico, promete beneficios sustanciales mediante la mejora de la seguridad en la reducción de los errores humanos y ofrece también una mayor eficiencia debido a la reducción de la duración del procedimiento. Sin embargo el principal escollo que tenían que sortear los investigadores, era lo difícil que es para un robot ajustarse a los resbalones del tejido blando y sus movimientos durante la sutura.

Para tratar este tema el equipo investigador realizo un experimento, desarrollando un sistema quirúrgico robótico denominado Smart Tissue Autonomous Robot (STAR). Este sistema cuenta con un conjunto de imágenes en 3D y un sensor infrarrojo cercano para detectar marcadores fluorescentes a lo largo de los bordes del tejido para mantener la aguja de sutura robótica en el lugar preciso. A diferencia de la mayoría de los otros sistemas quirúrgicos asistidos por robot, que operan bajo la supervisión de un cirujano, pero sin una guía práctica.

Las suturas robóticas de STAR se compararon con el trabajo de cinco cirujanos que completaron el mismo procedimiento utilizando tres métodos: la cirugía abierta, la laparoscópica y la cirugía asistida por robot. Los investigadores compararon la consistencia del espaciamiento de la sutura, así como la presión a la que se filtró la costura, los errores que requieren la eliminación de la aguja desde el tejido o el reinicio del robot, y el tiempo de finalización.

Al finalizar el experimento se encontró que el tiempo del robot fue más largo que la cirugía abierta y asistida por robot, pero comparable con el procedimiento laparoscópico. El procedimiento robótico duró entre 35 a 57 minutos, mientras que la cirugía abierta tomó ocho minutos. Sin embargo en todas las demás medidas, el rendimiento del robot era comparable o mejor que la de los cirujanos.

No es claro aún, cuando el sistema robótico estará en uso en los quirófanos, pero los investigadores no buscan sustituir a los cirujanos, sino a ampliar la capacidad de posibilidades con el diseño de esta herramienta quirúrgica avanzada.

Más información: John Hopkins University

Así se ve…