Marcapasos para la lengua ayuda a los pacientes con apnea a respirar con normalidad

Julio 2 de 2016

Desde la década de los 80’s se descubrió que la presión positiva continua (CPAP) puede ser empujada a través de las vías respiratorias nasales para ayudar a los usuarios a respirar mientras duermen. Este ha sido el tratamiento más ampliamente utilizado para la apnea obstructiva del sueño (AOS). Con más de 18 millones de personas padeciendo esta enfermedad, y con un número creciente de pacientes, investigadores y estudiantes de la Universidad de Penn han encontrado avances con buenos resultados en un estudio que utiliza un nuevo dispositivo implantado en el pecho llamado estimulación del nervio hipogloso (HGNS) que ofrece una promesa de mejor solución para los pacientes con AOS entre moderado y severo que no pueden tolerar la CPAP. Así mismo un grupo de investigadores de la Escuela de Medicina de Perelman en la Universidad de Pennsylvania presentaron los datos de los resultados en la estimulación del nervio hipogloso para el tratamiento de pacientes con apnea del sueño durante la 30ava. reunión anual de la Associated Professional Sleep Societies LLC.

El dispositivo es un marcapaso con un pequeño generador y un cable de detección, pero en lugar de utilizar pulsos eléctricos para controlar el ritmo cardíaco anormal, el dispositivo utiliza dos cables para estimular la lengua. Los pacientes utilizan un mando a distancia para encender el dispositivo antes de ir a dormir y apagarlo al despertar. Un retraso permite al usuario quedarse dormido antes de que el generador de impulsos comience la estimulación. Después de detectar el patrón de respiración del usuario, la máquina estimula el nervio hipogloso (el nervio que controla el movimiento de la lengua) que amplía la vía aérea superior.

En el actual estudio del caso en Penn, se realizaron 20 implantes que fueron completados en la Universidad de Pennsylvania entre enero de 2015 y marzo de 2016. Todos los pacientes brindaron información a una base de referencia polisomnografía (PSG), con la grabación antes del implante HGNS, así como un mensaje PSG aproximadamente dos meses después del HGNS, para evaluar la gravedad de la apnea y cualquier cambio después del tratamiento. Los que recibieron el implante eran por lo general personas con sobrepeso, de mediana edad, y tenían AOS grave.

Para los pacientes de esta enfermedad se les mide el índice de apnea total -hipopnea (IAH) – la cual cuenta la gravedad de la apnea del sueño mediante el recuento del número de pausas en la respiración durante el sueño. En todos los pacientes disminuyó significativamente una media de 35 eventos por hora después de sembrado el dispositivo, que corresponde a una reducción media de 84%. Además, el nivel de oxígeno más bajo medido en la sangre durante la noche aumentó significativamente en un 11%, llegando al 90%.

Más información: Universidad de Penn

Así se ve…