Los estudiantes de medicina podrán contar con un modelo para realizar exámenes rectales

Julio 16 de 2016

Un grupo de científicos del Imperial College de Londres ha desarrollado una prótesis de un par de nalgas y un recto  con tecnología robótica incorporada que busca enseñarles a realizar y conocer más fácilmente las sensaciones táctiles que se produce al realizar un examen rectal, ayudando de esta forma a los futuros médicos y enfermeras a detectar el cáncer de próstata. Lo anterior de realiza gracias a que el modelo recrea con precisión la sensación de un recto, así como proporciona información sobre su técnica de examen. El dispositivo contiene pequeños brazos robóticos que aplican presión en el recto de silicona, para recrear la forma y la sensación producida en una palpación táctil.

Esta nueva tecnología, fue presentada durante la pasada conferencia Eurohaptics mientras que en el Imperial College, está siendo adaptada para la práctica de los exámenes ginecológicos, por la que deben pasar sus estudiantes de medicina.

Hasta ahora los exámenes rectales practicados por los médicos, son necesarios para diagnosticar enfermedades como el cáncer de próstata y para realizarlos un médico debe introducir su dedo índice en el ano del paciente para sentir la glándula de la próstata; si esta es cancerosa tiende a sentirse dura y nudosa, pero aprender exactamente lo que se siente para determinar si una próstata es potencialmente cancerosa puede ser difícil. Además hasta ahora un estudiante no tenía una forma práctica de entender lo que debe sentir al realizar este examen, tema que el nuevo modelo espera cambiar.

La próstata es una glándula del tamaño de una nuez que se encuentra por debajo de la vejiga de un hombre, y se puede sentir justo dentro del ano, a través de la pared rectal. Alrededor de uno de cada ocho hombres en el Reino Unido sufren de cáncer de próstata en algún momento de sus vidas. Por otra parte, el 75 % de los hombres mayores de 70 años sufren del agrandamiento benigno de la próstata, que aunque es inofensivo puede causar problemas urinarios.

Un examen rectal es a menudo la primera prueba que un médico o enfermera utiliza para reconocer un problema de próstata. Esto determina si se envía o no a un paciente a realizar más pruebas.

Debido a que los exámenes se producen en el cuerpo de un paciente, un profesor no puede sentir, ni ver lo que el alumno está haciendo, y viceversa Por esto hasta ahora los estudiantes de medicina rara vez tienen la oportunidad de practicar el examen, ya que no hay pacientes voluntarios como sujetos de práctica.

Aunque existen modelos de plástico para ayudar a capacitar al personal médico, éstos no se sienten como la carne y el tejido vivo; por lo tanto el nuevo robot “recto formador" creado es perfecto ya que permite al futuro médico insertar su dedo dentro de un dedal de silicona unido a una tecnología robótica capaz de recrear la sensación exacta del recto humano. Y para que sea mucho más práctico, el robot se puede programar para diferentes escenarios, permitiendo que su anatomía cambie. El tamaño y la forma del recto y la próstata varía mucho de una persona a otra, y esta tecnología brinda a los médicos a practicar sus habilidades en muchos pacientes virtuales diferentes.

Financiado por el EPSRC, el equipo está ahora trabajando en la construcción de un prototipo al alcance de otras facultades de medicina. Aunque cada dispositivo puede costar más de £ 10.000, hay una opción más asequible que es el uso de sensores de presión en los dedos junto a un software 3D que pueden utilizarse en los modelos de plástico tradicionales, mejorando los servicios de capacitación existentes.

Más información: Imperial College de Londres

Así se ve…