El Zafiro una construcción de lujo en la costa mexicana

Julio 14 de 2016

La compañía de arquitectura mejicana Madaleno Sordo, presento hace unas semanas, uno de sus últimos  proyectos urbanísticos el cual se construirá en la en la costa sur de Jalisco, en la zona de Careyes; su realización se hará en un área de construcción de 36,225 m2, dentro de un entorno natural de clase mundial; rodeado de playas vírgenes, ríos, manglares, vegetación espesa, campos de golf y la vida silvestre, el nombre de este proyecto es El Zafiro. Un desarrollo residencial de lujo situado en una larga faja de tierra frente a la ría, a pocos metros de donde se encuentra con el mar.

El elemento que sirve para generar todo el complejo es una curva definida que surge a partir de una reinterpretación de la cabaña tradicional de palapa que se encuentra en la costa de Jalisco. El propósito de este elemento aparte de sus cualidades estéticas es proporcionar una solución arquitectónica completa, ya que más que un revestimiento exterior, es un todo: un elemento estructural que protege de la radiación solar excesiva, mientras que deja entrar la luz natural de una manera controlada, junto al fomento de la ventilación cruzada natural que se aprovecha de las brisas. Al mismo tiempo que protege de la lluvia y no obstruye la vista, y, finalmente, sirve como un recinto para el programa residencial, que actúa a la vez como pared, suelo y techo.

Este elemento fundamental se repite de una manera modular, siguiendo las ondulaciones del terreno y la distribución de los edificios de una manera lineal, la cual es organizada cuidadosamente permitiendo disfrutar de las mejores vistas mientras preserva al mismo tiempo la privacidad entre las diferentes unidades.

El Zafiro se compone de un total de 14 edificios, cada uno con cinco unidades de vivienda de lujo: cuatro de dos o tres dormitorios y un ático de cuatro dormitorios.

Cada uno de estos elementos se ejecuta en tres plantas, construidas en forma de capas superpuestas. La primera es una malla tridimensional abstraída de elementos geométricos básicos, hechos de madera laminada para conseguir una estructura ligera que se puede montar en el mismo lugar. A continuación, esta se cubre con un sistema de revestimiento de madera que hace que sea posible variar la densidad de los sólidos para crear las ventanas y los cierres. Por último, la protección adicional a la lluvia y al sol está diseñada donde se requiera.

El entorno es tan hermoso que el proyecto busca una intervención inteligente y respetuosa con el paisaje, mientras que también se beneficia del desarrollo la comunidad local. La selección de materiales se hizo en la premisa de reducir el impacto ecológico al mínimo, mezclándose con el entorno, y la existencia de mano de obra local.

Más información: El Zafiro una contrucción de Madeleno Sordo