Siemens presenta su nuevo edificio corporativo en Munich

Julio 28 de 2016

La construcción de la nueva sede corporativa de la compañía alemana Siemens en Munich abrió sus puertas el pasado 24 de junio; como un rediseño de su sede en la plaza Wittelsbacherplatz, este edificio ahora proporcionará un ambiente de trabajo moderno e inspirador para un máximo de 1.200 empleados y en su desarrollo se respetó tanto al medio ambiente como a la eficiencia energética, cumpliendo con las normas de sostenibilidad más altas del mundo; comparado con su antigua sede, este edificio consume 90 por ciento menos de electricidad y utiliza 75 por ciento menos de agua. Hace seis años Siemens y la ciudad de Múnich habían anunciado la puesta en marcha del proyecto de construcción y organizaron un concurso de arquitectura.

El diseño ganador, fue desarrollado por el estudio de arquitectura danés Henning Larsen Architects, y su creación combina hábilmente la tradición con el futuro. El nuevo edificio cubre 45.000 metros cuadrados y está envuelto en 16.000 metros cuadrados de fachada de vidrio; en su rediseño el histórico Palacio Ludwig Ferdinand y su edificio adyacente fueron integrados de forma transparente al nuevo edificio mientras que la planta baja de la estructura ha sido diseñada como un campus accesible al público con patios verdes interiores, asientos al aire libre, salas de exposiciones, cafetería y restaurante. Esta nueva construcción además permitirá a los peatones pasar directamente del centro histórico de la ciudad a su distrito de museos.

Un tercio de la potencia que consume el edificio es producida por 1.300 metros cuadrados del conjunto fotovoltaico instalado en el techo, que tiene más de 800 paneles y una capacidad de alrededor de 300 kW. Mientras que cerca de 7.400 luces LED ayudan a minimizar la energía eléctrica necesaria para el funcionamiento del edificio, a la vez que los sensores de luz y detectores de presencia reducen el consumo de energía en un 25 por ciento. Por su parte más de 30.000 puntos de datos en todo el edificio recogen información para el control de calefacción, ventilación y aire acondicionado, aunque si lo quieren los empleados también serán capaces de ajustar estos en sus áreas según sea necesario. Los sensores de CO2 en las salas de reuniones, por su parte, miden la calidad del aire con el fin de optimizar la entrada de aire fresco.

El proyecto fue implementado por Siemens Real Estate, la mayor empresa inmobiliaria corporativa, que es responsable de todas las actividades de bienes raíces de la compañía germana.

Más información: Siemens nuevas oficinas en Munich

Así se ve…

Para ver más…