“Rodin”, una versión biográfica que nos deja mucho por desear

Marzo 23 de 2018

Comentario: En el centenario de la muerte de Auguste Rodin, el escritor y director francés Jacques Doillon quiso hacer un homenaje con una película biográfica sobre el escultor más revolucionario del siglo XIX, pero detallando soló una breve parte de su vida, en la que vivió un romance con la también escultora y artista gráfica francesa Camille Claudel quien fuera por años su alumna e inspiración. Pero a pesar de encontrarnos ante una cinta minuciosamente reverente y bellamente iluminada, el resultado final termina siendo simplemente una caricatura que se olvidará rápidamente. Aquí cabe mencionar que es mucho más concisa  la película “Camille Claudel” de 1988.

Hubiera sido mucho más interesante haber visto el nacimiento del genio, cuáles fueron sus profesores, la técnica que uso, su éxito, como creó “El Pensador”, o simplemente haber retratado todo su proceso artístico, (el cual solo queda mencionado en la forma de los troncos de los árboles) el camino de la creación (de los bocetos del papel a la arcilla), el tormento del creador primero por plasmar lo que tiene en la cabeza y después para dejarlo ir, y la contradicción que ello encierra. Pero todo lo que pudo haber sido fue reemplazado por la reverencia, con un artista ya reconocido y sin mucho nuevo por mostrar, más que su relación con Claudel. Y para sellar la mala selección del director, este nos presenta episodios de la vida del escultor, separados por pantallas negras que cortan y hacen perder totalmente la continuidad.

La película retoma la historia de amor entre el revolucionario pintor francés Auguste Rodin y su alumna y gran escultora Camille Claudel. Sin embargo, también presenta los affaires del artista con otras asistentes y modelos, descubriéndonos un Rodin amante del erotismo, una pasión desbordada que inspira la sensualidad y provocación de su obra escultórica que más adelante se convierte en punto de partida indiscutible de la escultura moderna.

La película nos ubica en el París de 1880; donde a sus 40 años, el escultor Auguste Rodin comparte su vida con Rose Beuret, hasta que conoce a la joven Camille Claudel, su alumna más talentosa, quien se convierte en su asistente y luego en su amante, al tiempo que recibe el reconocimiento del gobierno francés con el encargo de una obra sobre “Las puertas del infierno” de Dante. Después de diez años de pasión, admiración y complicidad, se separan. Una ruptura tormentosa para Camille que también hiere profundamente a Rodin. Este dolor, llega para el artista en un momento crucial, al estar desarrollando una estatua del famoso novelista y dramaturgo francés Honoré de Balzac, pero su trabajo es fuertemente criticado y tiene como punto culminante la decisión de Rodin por colocarle un abrigo a la estatua con lo que marcó al final, como una de sus obras más importantes.

Nota: La película fue filmada en Meudon, un municipio en los suburbios al suroeste de París, en la propia casa de Rodin, además vemos escenas en su habitación y en su comedor. Incluso el gran Cristo español que se ve en la habitación pertenecía al artista, al igual que varios elementos que aparecen en la película son auténticos, como el comedor, los elementos del taller, y la cama.

Calificación: 2 estrellas

Sinopsis: Un relato del romance del famoso escultor francés con Camille Claudel.

Más información: Rodin

Así se ve…

Entrevista con el director y los protagonistas por el Festival de Cine de Cannes 2017.…