Crean un método sencillo y económico para la recolección de energía en suelos de madera

Noviembre 7 de 2016

Ya sea en nuestra casa o en la oficina el piso puede ser construido en cualquier número de materiales sostenibles, por lo que es, por lo general, una función ecológica en los hogares y las empresas. Ahora, sin embargo, el suelo podría ser aún más "verde", gracias a un método barato y sencillo desarrollado por un grupo de ingenieros de materiales de la Universidad de Wisconsin-Madison; quienes encontraron la forma de convertir nuestros pasos en electricidad utilizable.

Xudong Wang , profesor asociado de ciencias de los materiales e ingeniería en esta universidad, junto al estudiante de doctorado Chunjua Yao y algunos colaboradores desarrollaron este método que pone a buen uso, un material de desecho común: la pulpa de madera. Esta pulpa, que es un componente común de los suelos, cuenta con nanofibras de celulosa, pequeñas fibras que, cuando son tratadas químicamente producen una carga eléctrica al momento de entrar en contacto con nanofibras no tratadas.

Cuando las nanofibras están integradas en el piso, son capaces de producir electricidad que puede ser aprovechada para las tomas de corriente o en las baterías de carga. Y debido a que la pulpa de madera es un producto de desecho barato, abundante y renovable en varias industrias, los suelos que incorporen la nueva tecnología podrían ser tan asequibles como los materiales convencionales.

Si bien hay materiales similares existentes para el aprovechamiento de energía al caminar sobre ella, son costosos, no reciclables, y poco prácticos a gran escala.

El centro de la investigación estuvo en torno al uso de la vibración para generar electricidad. Durante años, los ingenieros han estado probando diferentes materiales en un esfuerzo por maximizar las ventajas de una tecnología llamada triboeléctrica de nano-generador (Teng). La triboelectricidad es el mismo fenómeno que produce electricidad estática en la ropa, gracias a las nanofibras de celulosa tratadas químicamente, en un proceso simple, de bajo costo; convirtiéndose en una eficaz alternativa para el aprovechamiento de esta fuente de energía mecánica.

El avance del equipo de la Universidad de Wisconsin-Madison es el último de una línea de investigaciones de energía verde llamado "recolección de energía en carretera" que podría, en algunos entornos competir con la energía solar, pero sin depender del clima.

Más información: Universidad de Wisconsin-Madison

Así se ve…