Fuimos invitados a la conferencia “Yo creo en mí, Yo creo en Colombia: dos conferencistas cambiando paradigmas”

Mayo 4 de 2017

Inspirar a los colombianos a conocer, construir y creer en Colombia. Crear herramientas y modelos para transformar los recursos y desarrollar el potencial que ofrece el país. Los anteriores apartes conforman la misión de la Fundación “Yo creo en Colombia”; la cual además trabaja sobre el rol de cada uno de nosotros en la construcción de la nación y el continente que nos merecemos, transformando de manera sostenible, la riqueza enorme que tenemos.

Esta fundación es orientada por Pedro Medina, un colombiano como pocos, con un espíritu libre y una amplia trayectoria profesional en multinacionales. Uno de los últimos proyectos desarrollados por él, es la conferencia “Yo creo en mí, Yo creo en Colombia: dos conferencistas cambiando paradigmas”, donde junto a Santiago Jiménez dejan en las audiencias mensajes de optimismo, madurez y responsabilidad con ideas y propuestas concretas para crecer como personas y construir un mejor país. Esta conferencia a la que fuimos invitados, es única en su género y en su forma, por los dos temas que se abordan y porque es dictada a dos voces en forma muy creativa.

Su inicio es con una de esas preguntas profundas, que nos hacen imaginar esperanza y que en el futuro brillará más el sol. ¿Si cada uno de nosotros fuera mejor persona cambiaría la realidad colombiana? La respuesta además genera toda una serie de eslabones; y si yo soy mejor persona, puedo influir en otras para que también en los sean y en poco tiempo seremos más y tendremos una sociedad ideal.  

En un lapso de dos meses esta dupla ha logrado llevar su mensaje a más de 1.500 personas en Bogotá, Barranquilla, Villavicencio y Cota. Con esta conferencia el mensaje que nos queda es fresco, inspirador y empoderador sobre Colombia y sobre nosotros mismos. Su objetivo es sensibilizar a las personas sobre la idea de que un gran país empieza por grandes personas. Si yo no soy capaz de creer en mí la vida se me torna difícil, rutinaria, me siento incapaz de generar mis propias opciones de desarrollo y quiero culpar a alguien. Desde una situación como esta, me es muy difícil creer en algo, mucho menos en mi país. Por otro lado, vivimos en una Colombia llena de oportunidades y riqueza que no conocemos y no apreciamos.

Ahora es el momento que nosotros también pongamos ese granito de arena que ayude a nuestros hijos, nietos, familia, amigos, compañeros a soñar e iniciar ese proceso de ser mejores y hacer mejor al país.

Más información: Fundación Yo creo en Colombia

Así se ve…