Oscar Viñals nos presenta su concepto de aeronave espacial HSP SolarSkin

Mayo 24 de 2017

El diseñador español Oscar Viñals nos tiene acostumbrados a presentarnos conceptos de vehículos futurísticos con los que sueña. Su última creación es la HSP SolarSkin una aeronave espacial capaz de producir el 80% de la energía que necesita consumir en sus viajes aprovechando un sistema de paneles solares que se encuentran en su fuselaje.

Para el diseñador en las últimas dos décadas hemos visto cómo la revolución digital llegó al control de vuelo y al diseño del avión. En 1995 el Boeing 777 se convirtió en el primer avión completamente diseñado por computadora, así que la próxima generación de aviones podría ser el de la "Edad Cuántica". Con la ayuda de técnicas avanzadas de simulación (CFD- Dinámica de Fluidos Computacionales) y análisis informático (aerodinámica, aeroestructuras, sistemas de propulsión, electrónica, sistemas de bordo,etc.) junto con el uso de una nueva generación de materiales como la fibra de carbono, aleaciones, nanotubos de carbono, nanofuegos y grafeno, que están en uso actualmente, están en desarrollo o se consideran para realizar aplicaciones específicas, los diseños del futuro avión han cambiado sustancialmente. Varios conceptos de diseño y configuración también están siendo experimentados y probados, y actualmente están siendo perseguidos por la industria aérea. Los nuevos diseños han cambiado radicalmente su aspecto exterior, lo que los hace extremadamente aerodinámicos, siendo prometedores para reducciones dramáticas en el consumo de combustible, el ruido y las emisiones.

El SolarSkin cuenta con un habitáculo que incluye un "sistema modular" capaz de transformar el área utilizable (1.153,2 m2). Con una capacidad entre los 552 y los 700 pasajeros, aunque también podría convertirse en un Hospital flotante, un hotel de lujo, un casino, una mansión privada, o una pista de tenis voladora.

Construido con los mejores materiales de este siglo: fibra de carbono, meta-materiales, titanio, aleaciones especiales de aluminio, nano-materiales (grafeno), que proporcionan cualidades como luz ultra delgada, alta resistencia, resistencia a temperaturas extremas y más. La cabina tendría espacio para 4 tripulantes (2 pilotos y 2 ingenieros) con una sala de estar privada.

Los pasajeros podrían estar divididos en tres secciones: Clase Súper Turista (440 a 560 plazas), Clase Business (98 a 120 plazas), Primera Clase (12 a 22 plazas). Los asientos en la primera sección tendrían un alto de 45” y un ancho de 20''. Las paredes contarían con realidad virtual y vistas directas al cielo en su techo.

Además la nave contaría con una amplia bodega con la capacidad de transportar "grandes cargas" como automóviles u otros objetos similares. Con una superficie de 851,2 m2 y un volumen de 2,128 m3, la posibilidad de transportar todo tipo de cargas es muy grande. En el compartimiento de carga estarían ubicados los tanques de hidrógeno y las celdas de combustible, con el fin de obtener la mejor distribución de las masas del avión.

Más información: HPS SolarSkin por Oscar Viñals

Así se ve…