La bicicleta de rueda alta, regresa a las vitrinas

Marzo 15 de 2014

El arquitecto sueco Kippel-Per Olof, desarrolló hace un año la compañía Highwheels Standard, la cual se dedica al diseño y comercialización de bicicletas de rueda alta, las cuales aparecieron a finales del siglo XIX en Europa. Como parte de la tendencia de volver a revivir algunos de los productos que tuvieron algún suceso en el pasado, el regreso de la bicicleta de rueda alta es una de las últimas que han aparecido.

Según Olof, el reto, el drama y el sentido de libertad son tres de los motivos con los que piensa que puede ser nuevamente un suceso. Puede ser algo temporal o perfecto para coleccionistas, pero sin lugar a dudas es una bella estructura que hizo parte de la historia.

Pero no creas que andar en una bicicleta de estas es fácil, se requiere fuerza de carácter, audacia y equilibrio; ya que al montarse en una de ellas los pies no tocan el suelo y es una bicicleta más veloz.

En una bicicleta de rueda alta, las bielas y los pedales van conectadas directamente al tubo, mientras que el bastidor está construido de un solo tubo que sigue la circunferencia de la rueda delantera y se desvía a una rueda trasera de salida. Para montarse hay que tomar un curso, según dicen a una persona le lleva más o menos una hora aprender el “truco”. Las bicicletas construidas por Highwheels Standard son hechas a mano, el manillar es de acero, la silla clásica es de cuero.

Viene en dos tamaños 48 "y 52”, el fabricante recomienda que la bicicleta más baja sea utilizada por personas que no superen los 1,77 m de altura; aunque si una persona tiene una altura mayor del 1,88 m o menor de los 1,66 m es preferible contar con una bicicleta más alta o baja de acuerdo a su estatura.

Como no tiene un sistema de frenos en el manubrio, esta acción se realiza haciendo una presión inversa en los pedales.

El precio de una bicicleta de rueda alta de esta compañía inicia en los $1.375 euros.

Más información: Bicicletas de ruedas altas by Highwheels Standard

Así se ve…